lunes, 14 de noviembre de 2011

2 El gimnasio de la nada: La Carne







2

El gimnasio de la nada

La Carne



Sumó a la partida su gracia fecunda:
de noche /a su lado/ acomodó incierta
muslos de bicicleta frecuente
una perplejidad que rechaza la certeza

Él miró de reojo desalentado
inexperto a pesar la certidumbre
Retos de perfección siliconosa
/el porte de espera y perfecta llegada

Desvió la mirada a clavarla
en la pupila con espanto

Inició

esa serie de carencias que parecían casuales
que encubrían metódicos en la mañana de tantas
consumados
a refocalizar / desterrar el desánimo
reafirmar valores permanentes:
las neuronas
con ansias de insinuación y a ternura marchita

La tarde parpadeó de pronto
aquejada de álamos y nubes
como recordando deberes necesarios
pronta a dejarse consumar
en el crepúsculo imprevisto           en la deriva

Ciertamente una naturaleza humanizada

Deleito         de antena receptora /en la duda profunda
lanza            crujiente para cábala definitiva

Y en el día /alborotando crisantemos/
guióla a penetrar esos últimos
los umbrales /ni tenues /ni caídos

Sin asombro de sí misma:
traspasó la certeza:

La llama que vislumbra su origen:
El origen que percibe la llamada:

Ya era

temprano pero tarde ciertamente
el instante definitivo y perfecto

Como esos arreboles en la playa
marcando el fin del ajetreo
y el comienzo de la duda: su final cierto

Otros hablan del aire /la noche/
lo abierto y definitivo

La tarea holgada y prevista

Dirigieron a ejercer tiempos de certidumbres
comercios necesarios
otros viajantes según líneas de la palma
y el resto y la semana cuando el destino

Así sea
Ora pro nobis
Chancho en misa

Ya era de noche cerrada

La noche oscura             / Ni una ironía









2 comentarios:

  1. "...Esa serie de carencias...que parecian casuales..."

    He encontrado por simple casualidad o causalidad ? este libro-Blog que tendria que ser publicado urgente...

    Excelente poema, con el orden y desorden que tienen que tener las palabras para salir paridas como "poemas"...Aqui logras algo de gran consistencia, lógica, y hermosa poesia...
    abrazos desde Canada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos cálidos Francisco.
      (Encuentro el comentario ahora que estoy a la búsqueda
      de los textos para la precaria)
      Muchísimas gracias por tu apreciación y deseos y ánimos.
      Un abrazo

      Eliminar