lunes, 14 de noviembre de 2011

3 Ciertos rastros: Donde vislumbran los personajes



Aproximación al Encuentro








3

Ciertos rastros

Donde vislumbran  los personajes



Te busca en el mes de noviembre:
allí /en esos corredores columnados /donde van y vienen:
Estás vestida de pura    el escote lerdo
senos de ave cómplice: una letanía de promesas
Puzzle entre la cordura y la osadía

Cumpliendo el rito de tu pubertad
o el nacimiento de trasfondos /   a ti    la ella    la tierna
la promesa más explícita / olvidado del invierno
y la rutina

Asomas a las consecuencias rojas / esas como hemoglobina
de mártires / al compromiso del astro que ocultándose
abriría noches de parpadeos     de dudas
noches de pieles pegajosas
en sus arenales inciertos    de él
mientras tú   /motivada y riente/    en la oscuridad
del Marconi     y él no lo sabía
sin sospechos / ni mariposas en el vientre
ni azules en la bandera / sin ni una queja / por muy común
y poco importa que parezca la película que pasa:
Porque la vida es como un gimnasio donde cada cual
arregla su bicicleta:

Los ritos entablan atavismos pasajeros / de duración
tan larga como el curso de ese solo verano
su trunca felicidad /en olvido más tenue

En la Nueva Providencia tu rastro
hacia cumbres neutras    hacia encuentros
hacia la desazón de pañuelos y mejillas
tan como en hilachas     y rumorosas y coloridas
Donde en refugios de invierno /o venida/
tu cosmo vela oscura / tu olor de miel redonda / o sentido
sabor de orégano cauto/y temple    /donde acaba
él / y fácil    /la duda más certera     como el ruibarbo
en la receta o la belladona en el olvido pegajoso y fractalizado
y casi invisible

En la población de espera     sin salida
cuando tu sombra morena y ácida
su hambre de cansado
el buscador
y aún + agotados quedarían
tendidos en la playa pero comunicados y satisfechos:
lo cual pura ficción o bochorno o sofoque

¿cómo     cómo
cómo saber lo que el otro ensueña aún si hablaran?
¿cómo sospechar la cruenta y la calentura provista en esas tardes
de fastidio?

En la raíz del alerce
(cambio de perspectivas porque las bicicletas van a todo dar
y ya nadie puede entrabar su rodaje)
en la barricada de lengas
cuando la noche desprovista
y del once ni siquiera el recuerdo     si la concentración de araucarias:
en el tiempo detenido
(y en la cama con su amigo más persistente)
pero no tanto    lo confiesa     en presente
sin historias que oculten el pasado

Leyenda estéril
como amenaza    o anticipo     que sabemos no se cumple
y por eso perturba la memoria para siempre
diluyendo toda nueva confianza
todo nuevo encuentro como repetidos /sus olores
y carencias









No hay comentarios:

Publicar un comentario